¿Cómo le hago para escribir poesía?

Escribir poesía es un proceso que requiere la misma atención y rigor que escribir teatro o narrativa. El que sus características difieran en formatos y manejo de contenidos con los otros dos géneros literarios no hace la diferencia a la hora de su creación. Ya saben que me refiero a la creación en serio, formal y sincera, la que produce arte, pues. Lo demás es un mero trabajo de obrero que no rendirá en arte. Así entonces, ¿cómo le hago para escribir poesía? ¿Cómo concibo la poesía, antes que nada? ¿Por qué escribo poesía? Sobre estas interrogantes es que espero poder compartirles cuál es mi proceso de creación poética.

Poesía para mí es la manera de lograr expresar la esencia más íntima y pura de lo que pienso y siento (a la par, sin separación), de cómo logro entender o no entender mi entorno, de cómo veo al cosmos y cómo me veo formando parte de él. Con la poesía, al entenderla como la expresión más abstracta del lenguaje (por más visceral que sea lo expuesto en los versos), como la música lo es del sonido o las matemáticas, de la imaginación, es como logro esforzarme en detectar el meollo de lo que deseo decir y sintetizarlo (ya al momento de la creación) a través de una línea musical que sienta acorde con lo que intento compartir (no olvidar que en la poesía rige el ritmo, los acentos y el flujo melódico de la lengua) y de un lenguaje seleccionado con mucho cuidado para que eso que busco decir sea eso y no otra cosa o no más ni menos. Con la creatividad poética busco, de alguna manera también, exorcisar tanto a mis ángeles como a mis demonios.

Para escribir poesía, necesito que las ideas y sentimientos vayan asentándose en mi mente (no en el sentido de calmarlos), es decir, reflexionándolos, meditándolos, a veces para descubrir mejor todas sus facetas, a veces para determinar sus causas y consecuencias, a veces para estructurarlos mejor a fin de que casen bien, a veces para todo esto junto. Este proceso puede rondar en mi cerebro por días o semanas o puede ser casi inmediato. La musa no existe, la inspiración es mal entendida como un ente externo a uno que de repente llega, insufla y lo convierte a uno en Emily Dickinson, Rosalía de Castro o Xavier Villaurrutia. La inspiración, más bien, es la sensibilidad desarrollada con la observación profunda interna y externa que el creador mantiene desplegada, en todo momento, a fin de percibir algún suceso, alguna persona, algún momento o punto del entorno, alguna sensación, emoción o razonamiento propios que le sirvan de núcleo o disparador de su facultad creadora. Escribir poesía es para mí el acto literario más complejo que existe, precisamente, por la concisión con la que hay que decir lo que haya de decirse y por la belleza con lo que hay que decirlo, por más crudo que sea lo expresado. A la poesía la miro con muchísimo respeto y jamás pasaría por mi cabeza el juguetear con ella,

¿Por qué escribo entonces poesía? Porque, aunque llegué a ella hasta bien andado mi camino de autor, es una parte importante de mi ser creador, porque me permite, aparte de lo que ya les compartí arriba, tocar también los aspectos más místicos o abstractos que luego me llegan a sobrecoger y porque como mi herramienta vital es el lenguaje y lo quiero tanto, me da la posibilidad de explotarlo con plena libertad según mis necesidades y mis gustos. Por último, con la poesía he llegado a desarrollar mensajes que difícilmente hubiera escrito con igual satisfaccion en teatro o narrativa. En los últimos tiempos, me ha parecido que la creación poética es la que tiene mayor peso dentro de mí, por más que me enterque en ser narrador y dramaturgo por igual, pero todo parece indicarme que antes que éstos, soy aquél.

¡Ah!, y la escritura del poema sale de un tirón, no se puede escribir por etapas o días (no funciona así como en la narrativa o la dramaturgia). El proceso de lectura, relectura, revisión, corrección, aceptación o descarte es el que puede durar minutos, días o semanas; y cuando no queda uno satisfecho al ciento por ciento, como yo, siempre permea el fantasmilla de la obra perfectible en algún momento futuro.

D.R. © Ernesto Cisneros-Rivera. 2017
Ciudad de México
Anuncios

17 comentarios

  1. Muy interesante texto por el que doy las gracias por compartir tu parecer y sentimiento poético. Creo que cada cual tiene sus porqués, sus cómo y sus cuando, pero lo que une a todos es el espíritu que nos hace plasmar en un poema las emociones y el gusto por el lenguaje y su belleza.
    Un abrazo muy fuerte, poeta.

    Le gusta a 1 persona

  2. La creación poética (o sencillamente la creación) es un fenómeno complejo, e incluso contradictorio, como lo pone de manifiesto Octavio Paz en el inicio de “El arco y la lira”. O, expresado con otras palabras, la poesía se resiste como gato panza arriba a ser encasillada.
    En tu certero abordaje la defines o la describes como “la esencia más íntima y pura de lo que pienso y siento”. Desde luego la poesía es eso.
    A partir de esa caracterización desarrollas y argumentas impecablemente tu oficio de poeta.
    Es muy justo lo que dices sobre el asentamiento del impulso poético que puede suceder de golpe o que puede requerir más tiempo de gestación: una hora, un día o una semana.
    La inspiración, por supuesto, no es el hada Campanilla que se posa en tu hombro y te dicta el texto correspondiente. Tú la equiparas a “una sensibilidad desarrollada con la observación profunda interna y externa”. Son magníficas esas líneas.
    Tienes una visión que yo calificaría de positiva y activa de esta cuestión, la cual centras exclusivamente en la voluntad del autor. Pero tú mismo confiesas que la poesía te ha escogido, entre otras razones, porque hay temas “místicos y abstractos” que reclaman ese cauce, que afloran a través de esa fuente. La poesía, querido Ernesto, es una puerta abierta al infinito, una puerta que se abre sola.
    El caso es que la creación poética tiene cada vez más peso en tu vida y en tu quehacer literario.
    Acabas con una observación fruto de tu experiencia que, con seguridad, todos los que andamos con la pluma en la mano, como Diógenes con su farol, validará. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  3. El mundo de “wordpress” puede llegar a ser tan adictivo como la más dura de las drogas: comienzas leyendo la respuesta de algún lector amable que se ha dejado caer por tu blog y piensas: “Qué persona tan agradable y que comentario tan atinado”. La curiosidad te puede entonces; visitas su blog y descubres que te gusta sobremanera lo que escribe, lo que te lleva nuevamente a leer los comentarios que figuran al pie de sus entradas, y el proceso vuelve a repetirse… Esto es lo que me ha ocurrido contigo: a través del “Bosque silencioso”, he disfrutado de los escritos de Antonio Pavón, en particular de sus cuentos y, a partir de allí, te he conocido a ti, aún sin ser presentados. Mentiría si te dijese que me gusta la poesía o la ópera: hago mis esfuerzos por comprenderlas, por disfrutarlas —a la una y a la otra— pero algo deben tener que las asemeja a la fe: no todos estamos llamados a sentirla. Lo curioso es que he pasado muy buen rato leyendo “Bajo mi lupa” y tus explicaciones chispeantes, lo que me coloca en una posición un tanto paradójica, creo: no sé apreciar la poesía, pero me encanta que me hablen sobre ella, en particular, si lo hace alguien que tan bien la conoce y para el que tanto significa. Un placer leerte, Ernesto.

    Le gusta a 1 persona

    • Te agradezco mucho este dedicado comentario, Inspector Disaster. Me agrada mucho tu honestidad y, con ella, el interés que pones en seguir mis reflexiones en torno a un género que no entra en tus preferencias, pero que te mueven a pensar al respecto.

      He leído con atención tus palabras y me congratula mucho el que mi querido hermano Antonio Pavón Leal y su obra online hayan sido el medio para entrar en comunicación y para que llegaras a mí.

      No sobra expresarte que te recibo por acá con mucho gusto y que las puertas de este Hostal están abiertas para ti.

      Te mando un gran y cordial abrazo, y mil gracias por tu tiempo y tus palabras.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s