Cómo leer poesía sin derrapar en el intento

Bueno, en el post anterior (A que no sabemos leer poesía) quedó claro que hay una técnica específica para leer la poesía y la describí, así como también indiqué qué no hay que hacer a la hora de leerla. No obstante, el tópico no carece de relevancia y es el meollo para acercarse sin miedo al género. Por tal motivo es que se me ocurre proponer esta guía práctica para que ayude a aterrizar mejor el procedimiento.

1. Leer en voz alta, de forma que se escuche uno mismo, pero no el resto del barrio donde se viva.

2. La lectura ha de hacerse con atención y sin apuro, de forma que no se atore la lengua por ir como tren bala.

3. Respetar los signos de puntuación ya que, aparte de aclarar y separar mensajes para no embarrarlos y provocar confusión entre ellos, son señales para que uno tome aire y para saber cuándo termina ese mensaje (con los puntos seguido o final). Los signos de interrogación son para preguntar y los de admiración, para exclamar, entonces por qué no los leemos así. Los puntos suspensivos (ésos que van tres o cinco seguidos) indican un mensaje que queda en suspenso o que no se concluye, y con esa idea en la cabeza es como debe entonarse el final de ese mensaje para enseguida hacer una pausa algo más larga. (Y dije algo más larga, no que hay quedarse ahí una media hora en suspensión.)

4. Si el poema tiene versos de la misma longitud de sílabas (no es necesario que las cuenten, sino que se nota a simple vista), posee entonces un ritmo y acentos más fáciles de determinar, por lo que puede detectarse la línea melódica de cada verso y de cada estrofa (sí ese grupito de versos que puede ser de la misma cantidad o de una variable) con mayor claridad. Abajito les digo cómo pueden ayudarse para determinar esa famosa línea melódica de que les he hablado antes.

5. Si además de versos de una misma longitud, cada uno de ellos (a diversos intervalos) termina en la misma sílaba o una muy similar, quiere decir que el poema está rimado, por lo que es importante a la hora de leerlo el resaltar esa rima; aunque no exageren dándole mayor peso que al resto de la línea, pues se va a escuchar muy chocante y ustedes se odiarán al oirse.

6. Si el poema tiene versos de diversos largos y además carece de rima, entonces hay que leerlo con mayor atención (pero sin entrar en pánico), porque hay mayor libertad en el manejo del ritmo y los acentos, por lo que la línea melódica de cada línea y del poema en general es más abierta que en los casos 4. y 5.

Y ahora sí, el punto que tanto han estado esperando: la línea melódica. ¿Cómo cuernos detecto esa línea melódica, cómo encuentro ese ritmo y esos acentos… si además mi oído como que no es muy receptivo a la música? Vaya tampoco es que requieran ser Beethoven, María Callas o Bruce Springsteen, ni que hayan pasado años en el Conservatorio. La cosa es más simple, pero requiere un poquillo más de cuidado.

7. Tras leer el primer verso, hagan un alto y fíjense en dónde están las palabras con el acento más evidente, más “potente” (el ortográfico, ya sea con tilde o sin ella, pero el acento que todos aprendimos a distinguir en la escuela). Ya que lo hicieron, empiecen a golpetear despacio sobre la mesa en la que se encuentren (o sobre la pierna, vaya sobre una superficie que pueda producir sonido) llevando un ritmo constante: pam pam pam… Una vez que lo tengan, vuelvan a leer ese verso y cuando lleguen a las sílabas con el acento más destacado den sobre ellas un doble golpeteo: pampam, mientras que en el resto del verso mantienen el pam pam inicial. Este proceso lo repiten en cada verso y así hasta terminar con el poema. ¿Lo lograron? ¡Felicidades! Han encontrado la base rítmica de la línea melódica de cada verso. Mi sugerencia es que comiencen este proceso con poemas rimados de versos idénticos, un soneto es buen intento o, mejor aún, cualquiera de la piezas del romancero tradicional es ideal. Por favor, esto parece un juego, es un juego, luego diviértanse haciéndolo. Ni Garcilaso ni sor Juana ni Alberti ni Federico se van a revolcar en sus tumbas por ello.

8. Una vez que ya encontraron la manera de detectar el ritmo y acentos de cada verso y de todo un poema, con que respeten la entonación de los mensajes que contienen, expresada sobre esa base rítmica (no se les olvide llevarla con el golpeteo de la mano), han dado con la línea melódica. La entonación, aparte de indicárnosla los signos de puntuación (como les dije en el punto 3.), la completamos con el sentido que tiene cada uno de los mensajes del poema (sea que cada verso implique uno o que dichos mensajes vayan de uno a otro verso o que haya dos mensajes por verso).

9. Y no lo olviden, por ningún motivo se emocionen demás y empiecen a recitar o, peor aún, a declamar lo que estén leyendo en voz alta. Sáquense esas imágenes terroríficas de su mente (por si lo tuvieron qué hacer en el cole o por si tuvieron la mala fortuna de presenciar a un declamador que lo hiciera). No es teatro, es poesía y su delicadeza en forma y contenido debe respetarse, por bien del autor, de nosotros, de quienes estén a nuestro alrededor y de la poesía.

No imiten a nadie, háganlo ustedes en su estilo, y olvídense de que los poetas son los mejores lectores de su obra, porque muchas de las veces no es así. Pero esto será otra historia. ¡Ah!, y para que no derrapen en este intento, recuerden que la práctica hace al maestro. Con el paso del tiempo, la costumbre les permitirá que hayan absorbido la técnica y lo harán de modo automático, sin recurrir al golpeteo.

D.R. © Ernesto Cisneros-Rivera. 2017
Ciudad de México
Creative Commons License
Cómo leer poesía sin derrapar en el intento by Ernesto Cisneros-Rivera is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 México License.
Anuncios

9 comentarios

    • Es la suerte de contar con oído musical e instinto literario, pero cuando no hay ni uno ni otro, pues no queda más que darle a la práctica.

      No olvides que si te suscribes a los boletines de ambos sitios te llega la info de lo que hubo y de lo que está por venir en los blogs, así como cuestiones que no salen en ellos y que son exlcusivos para los boletines. En la sección de Boletín de ambos Hostales está la forma de suscripción.

      Abrazo fuerte.

      Le gusta a 1 persona

  1. Tus sensatas y bienhumoradas recomendaciones, tus sabios consejos son los que todos hemos seguido, a veces intuitivamente, para captar la música encerrada en las palabra. Nadie que haya leído esta entrada, podrá alegar ignorancia porque lo dejas todo bien claro. Si no gusta de la poesía, será porque no le da la gana. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchas Gracias por estos tips, hay cosas que se realizan por intuición o por mero gusto, aquí haz hecho énfasis en puntos muy importantes que a veces sin querer pasamos por alto, gracias por esa guía, me han dado ganas de ponerlo en práctica ahora mismo. Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

    • Pues qué mejor que esto te haya servido y te motivara a realizarlo, Shira. Por un mejor y más delicioso disfrute de los textos poéticos.

      En efecto, hay muchas cosas que hacemos por intuición, pero el darse cuenta de forma evidente de lo que hacemos nos permite resolver dudas, eliminar “vicios” y alcanzar resultados óptimos y precisos.

      Abrazobesos y gracias por tu comentario, Shira.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s