La culpa de Descartes

Como les compartí en un post relativo anterior que mi primer experimento de teatro hiperbreve no sólo fue satisfactorio, sino que hasta me aportó una mención honorífica, pues que me aferro a intentarlo por segunda vez y que me vuelve a quedar bien la pieza, al punto de conseguirme otra mención honorífica (sí, tengo una fijación con las menciones honoríficas, ya se los dije) en el mismo concurso peninsular, pero del siguiente año (Concurso Internacional de Microficción “Garzón Céspedes” 2009), siendo además mi cuarta publicación (nada mal, ¿verdad?). A partir de este texto, así como los que le siguieron en el subgénero, fueron creaciones específicas, a diferencia de la adaptación que hice para el primero; y bueno, mi asunto con las menciones honoríficas también pareció resolverse, porque ya no hubo ninguna más.

La culpa de Descartes

Monólogo dramático

(La escena es muy simple. Hacia la izquierda del foro, hay una cama individual, con señales de haber sido usada. Cerca de ella, hay una lámpara pequeña sobre una mesa baja de madera corriente. Hacia la derecha, de pie, con sólo un pantalón de piyama, torso desnudo y descalzo, y una pistola de cañón mediano en la mano derecha, aparece un hombre en sus cuarentas. La iluminación del foro es muy precisa y sólo se dirige, con tres haces distintos, hacia la cama, hacia la mesa con la lámpara y hacia el hombre.)

HOMBRE.- Todo está en mi mente. Todo lo controlo con mi mente. La realidad sale de mi mente. (Silencio.) Dice mi psiquiatra que mucho de lo que veo, oigo, toco y siento ha nacido de una idea y que mi pensamiento lo ha vuelto realidad… aunque en verdad, no existe. Si es así, entonces nada de lo que está a mi alrededor es cierto, sino que se debe a un producto de mi cabeza. Esta cama, por ejemplo, no es tal cama… ni siquiera es una cama… (Se apaga el haz de luz que la ilumina.) Vaya, no es, no existe. Lo mismo ocurre con esa mesa y esa lámpara (Se apaga el haz de luz que las ilumina.); tan sólo son ideas falsamente materializadas por mi pensamiento. Es más, ninguna de las palabras que han salido de mi boca son verdad. Mis pensamientos tampoco son… Luego, yo no soy, no existo; sólo soy un engendro de mi mente. (Silencio tenso.) Ustedes ahí, tampoco están… únicamente, un mero resultado de mi pensamiento… Pero, si no soy, mi mente también es irreal, mis ideas nunca han sido ideas y jamás han motivado pensamientos que las convirtieran en realidad, falsa, aunque realidad… ¿Pero qué estoy diciendo, si mi realidad no existe, si ni siquiera es mía? Porque yo no estoy aquí ante ustedes y ustedes nunca han estado ahí; como tampoco estuvieron aquella cama ni aquella mesa con aquella lámpara… Mi doctor tampoco ha sido real ni nunca me dijo lo que me dijo, porque no tengo mente y, por lo tanto, nada ha podido surgir de ella, porque no soy. Es más, si levanto esta pistola y jalo de su gatillo, no va a suceder nada, porque no hay tal pistola… (Agitándose un poco.) Entonces, ¿con quién he estado hablando, de dónde han salido estas palabras, si en realidad no he hablado ni ha habido palabra alguna…? ¿Y esa luz? (Se queda el foro en penumbras.) Claro, nunca hubo luz. (Silencio muy tenso y sólo se percibe el jadeo ansioso del hombre.) ¿De dónde sale este metal helado que siento en la boca, si carezco de boca, porque no existo? ¡Ay, Dios, Dios! ¡Dios…? ¿Dios…? (Se oye un disparo de la pistola y el pesado caer del cuerpo.)

México, D. F., a 18 de octubre de 2009.

D.R. © Ernesto Cisneros Rivera. 2017

(“La culpa de Descartes”, en Gaviotas de azogue. España:CIINOE/COMOARTES, 2010. No. 104, pp. 19.)

Anuncios

11 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s